Mercados de Navidad en Viena, Budapest y Bratislava

 

De mediados de Noviembre hasta las Navidades, las plazas de Viena cobran vida con los adornos y luces navideñas, que marcan el inicio de la temporada, de los tradicionales Mercados de Navidad. Es inevitable que nos llegue el delicioso aroma de la repostería tradicional recién elaborada, y el dulce olor del vino caliente que calienta el alma, y el espíritu navideño.
En la Plaza Rathausplatz de Viena, se reúnen cerca de 150 puestos, que ofrecen regalos navideños, adornos para el árbol, artesanía, belenes,… y mucho más. Además es imprescindible coger un poco de calor con los dulces y bebidas de los puestos callejeros. Todo esto amenizado por conciertos navideños y actividades y talleres infantiles.
La Navidad en Budapest, es rica en eventos culturales, ferias, mercados y conciertos. Una experiencia única, llena de colores, sonidos y olores deliciosos. Los puestos de los mercados se encuentran decorados de Navidad, y se puede asistir al festival del Cascanueces, en la Opera de Hungría o al encendido de luces del árbol de Navidad. Todo un espectáculo! 
En Bratislava, el centro de la ciudad en la Plaza námestie Halvne y el la plaza Frantiskanske, se convierte en un bullicio de paradas, gente y buen humor, desde finales de Noviembre hasta Enero. Se pueden encontrar productos de artesanía, cerámica y madera, con canciones de villancicos de fondo, mientras los árboles de la plaza inundan la noche con luces y faroles de colores.
La compañía de Cruceros Fluviales CroisiEurope, nos ofrece la posibilidad de disfrutar de todas estas Maravillas de la Navidad en un sólo viaje: Un Crucero Fluvial de Mercados de Navidad, que nos hará revivir la magia de la Navidad con la comodidad de navegar hasta el mismo centro de la ciudad, con todas las comodidades a bordo. Y la ventaja de tener todas las comidas incluidas en el barco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Todos los derechos reservados © 2016 Un mundo de cruceros